viernes, 1 de marzo de 2013

RATZINGER INTENTA ROBAR UN ROSARIO ANUDÁNDOLO AL TOBILLO.

Por Carlitos Macondo

Aquí huele a canuto!
En plena crisis vaticana por la renuncia del artista anteriormente conocido como 'El Papa', Josef Ratzinger, se ha desvelado que en la última reunión que mantuvo con los representantes de la curia ocultó en su tobillo un rosario confeccionado con dientes de negritos evangelizados de gran valor económico.
En plena ceremonia de despedida, y tras hacer entrega de su Anillo del Pescador, su Bastón del Poder y su Gorraco de Papa, Ratzinger se levantó y dijo: 'Bueno, me voy al castillo de Gandalf'. El cardenal Tarsicio Bertone, presente en aquél momento, sospechó de la actitud nerviosa y esquiva del ya ex-Papa y le espetó si no se olvidaba de nada, ya que echaba de menos el citado rosario.
"Tuve que pedirle que no hiciera esto más difícil. Y como no reaccionaba le dije que todos cerraríamos los ojos durante medio minuto y que esperábamos que para entonces el rosario estuviera sobre la mesa", manifiesta el purpurado. "Pero seguía sin aparecer, aunque en ese tiempo me tocaron el culo varias veces", añade.
Casi acaban a hostias
Fuentes próximas aseguran que tras este último intento hubo un "bronco intercambio dialéctico", y que al final todos los presentes tuvieron que levantarse las faldas primero y quitarse el resto de la ropa después para demostrar que no lo ocultaban bajo las túnicas. "Ratz se negó en un primer momento, sabía que le habíamos pillao con el carrito del helao" (sic), afirma un sacerdote que estaba haciendo la beca en la sacristía y que prefiere mantener el anonimato por si afecta a su futura contratación.
En ese momento, con todos los miembros de la curia perfectamente visibles, Ratzinger no pudo más que reconocer que llevaba el rosario atado a un tobillo. Bertone comenta que "entre sollozos y temblores de labio puso un pie encima de la silla y lo desató mientras murmuraba en latín que le hacía ilusión quedarse con él para juguetear con su monaguillo".
Se espera que en las próximas semanas también sea devuelto al Fondo Fiduiciario Papal el brazo incorrupto de Santa Teresa, que usaba para cambiar de canal la televisión cuando el mando a distancia quedaba lejos, y el botón de ejecución inmediata del Apocalipsis.

0 comentarios:

Publicar un comentario